sábado, 29 de diciembre de 2007

CAPITULO VIII: "EVOCACIÓN"

s Esta hermosa imagen de uno de los famosos naranjos sevillanos, está tomada por mí en mayo de 2006 en el Prado de San Sebastián, en Sevilla.







"SEVILLA" - Isaac Albéniz



Intérprete: Alicia de la Rocha





Alegres evocaciones, íntimos sentimientos...

Caminando una vez más por las calles de Sevilla, por esas bellas calles, tan diversas, de tan diferente aspecto, unas recoletas y misteriosas, donde te puedes imaginar que en un momento dado se cruzarán contigo hombres de capa y espada, (ahí situó José Zorrilla a su famoso “Don Juan”), calles muy estrechas, sombrías (que no tristes), bien cuidadas; sus casas tienen un aspecto impecable como señoronas acicaladas que esperan visita importante y así es, porque todos los que contemplamos sus rostros nos quedamos arrobados al observar su anciana belleza. Magia, misterio, intimismo, aventura, refugio de enamorados… todo un placer sensual y visual.
Otras son grandes espacios llenos de luz y color, con esos naranjos plenos de sus frutos que dan un colorido muy especial, muy propio de esas tierras bellas y luminosas, sus bellos parques que son una delicia por su espesa vegetación que nos proporciona un alivio impagable a las horas de fuerte calor, las grandes plazas, sus fuentes, las calles espaciosas enormemente anchas …se me ocurre pensar en todo esto que ya venimos comentando…EL COLOR, sí, el color de la naturaleza, el color y la alegría de su luminosidad o sus tonos apagados, melancólicos, delicados, íntimos, misteriosos… toda la gama de esa maravilla que es el color y sus múltiples matices.
Hemos estado viendo como el timbre, esa cualidad del sonido por la cual reconocemos la procedencia del sonido y que es el que le da color, pero que ya apuntaba yo que no era solo el que definía el color musical, hay otros aspectos musicales que enriquecen aún más ese colorido, esa personalidad y esa expresividad que el autor desea transmitir.
Estoy hablando de las tonalidades. Ya la propia palabra es por sí misma muy descriptiva.
Los sonidos se pasean por escalas musicales en diferentes tonalidades. Pueden ser tonalidades Mayores y tonalidades menores. Vamos a ver como es esto y para qué sirve.
Aplico aquí lo de “sentir antes que aprender”, así que trataré de haceros llegar estos conceptos por medio de la palabra escrita de forma lo suficientemente gráfica que os provoque imágenes que además es un ejercicio mental óptimo.
Imaginemos que tenemos unas cartulinas de diferentes colores vivos y alegres: rojo, verde, amarillo, naranja… y una plantilla con la figura, por ejemplo, de una manzana . Elegimos el color rojo y recortamos una manzana con la plantilla, luego otra con otro color diferente, amarillo y otra igual pero de color naranja
Son todos las manzanas iguales? Vaya dilema…si y no, porque son iguales en cuanto a que están hechos con la misma plantilla, pero son de diferente color, luego son y no son iguales…solo los diferencia el color.
Esto es lo que les pasa a nuestras escalas musicales, son iguales…pero no su color, su mensaje es diferente.
Una escala musical es una serie de sonidos que tienen una distancia entre sí determinada, fija. La distancias sonoras se nombran como tonos y semitonos (medios tonos) y estas distancias se tienen que cumplir siempre, empiece por el sonido que empiece. Esto sería la plantilla de las escalas, tienen todas que ajustarse a ese modelo, a esa “plantilla”.
En las escalas Mayores la “plantilla” la determina la escala que empieza por la nota DO:



DO (1tono) RE (1 tono) MI( ½ tono) FA (1 tono) SOL (1 tono) LA (1 tono)SI ( ½ tono) DO
y su esquema sonoro es:
1 TONO–1 TONO–SEMITONO–1 TONO–1 TONO –1 TONO–SEMITONO
Esta es la “plantilla” MAYOR.



Estas distancias sonoras hay que respetarlas empiece la escala en la nota que empiece, pero todas tiene que ajustarse a esta plantilla. Evidentemente si la escala empieza con otro sonido que no sea DO ya no se cumplen las distancias sonoras, para ello hay que emplear unos signos llamados alteraciones (sostenidos, bemoles) para que estas distancias de tonos se puedan respetar.


Ahora imaginemos que tenemos cartulinas de diferentes colores, pero los colores van a tener otras tonalidades otro colorido más suave, más delicado, más triste también…y la plantilla va a ser una pera . Recortamos peras de color celeste, de color rosa, de color gris, de color malva…Son todas las peras iguales pero su color es diferente.



Las escalas menores la “plantilla” la determina la escala que empieza por la nota LA,
LA(1 tono)SI
(½ tono)DO(1 tono)RE(1 tono)MI(½ tono)FA(1 tono)SOL(1 tono) LA
y su esquema sonoro es:
1 TONO–SEMITONO–1 TONO –1 TONO - SEMITONO –1 TONO – 1 TONO
Esta es la “plantilla” MENOR.



Igualmente aquí se necesitan las alteraciones para las escalas que no empiecen por LA para que las distancias entre los sonidos respeten esta “plantilla”.



Qué deducimos de todo esto?
1 – que las tonalidades Mayores, al igual que las manzanas tiene un colorido brillante, vivo, alegre, y se emplean para dar a la pieza musical un carácter brillante, grandioso, alegre, solemne, optimista, en una palabra son EXTROVERTIDOS.
2 –que, al contrario, las tonalidades menores, al igual que las peras, tienen un colorido más suave, relajante, romántico, triste, temeroso… y se emplean para expresar sentimientos íntimos: amor, ternura, tristeza, dolor, odio, melancolía…son, pues, INTROVERTIDOS.
3 – que, sabiendo esto que os he mostrado es fácilmente reconocible a una simple audición de cualquier obra musical saber si está en una tonalidad mayor o menor en cuanto pongamos un poco de atención y veamos lo que esa música nos está transmitiendo. Si nos está expresando cosas íntimas es tonalidad menor, si nos está expresando situaciones brillantes, rotundas, alegres, es tonalidad Mayor.
Os recomiendo que hagáis la prueba con cualquier música que tengáis en vuestras casas, no importa que tipo de música sea, todas están sujetas a tonalidades (a excepción de músicas atonales). En las obras de música clásica, junto con el nombre de la obra, está expresada la tonalidad. Podrá ocurrir también que en un momento dado cambie de color, eso es que ha cambiado de tonalidad (como en el final del Bolero de Ravel *). A este cambio se le denomina en música MODULACIÓN. Este efecto es hermoso, le da a la obra mucho movimiento y se suele emplear para cortar la monotonía dando una sensación de frescura y brillantez.
Todo esto es de gran importancia para la expresividad, la personalidad, el colorido de una obra musical y los sentimientos que provoca en nosotros y, al pasear por la ciudad de Sevilla en tan diversos ambientes, unos mas íntimos, mas serenos, más evocadores…y por otros brillantes, profusión de colores vivos y alegres, me venía a la memoria compararlos con las tonalidades mayores y menores; evidentemente una deformación profesional, pero que me resultó interesante y placentera y me dió una dimensión más al contemplar esos bellos parajes.

MARIA DOLORES VELASCO

(*) La modulación a la que hago referencia es que la melodía cambia de tonalidad, se va a Mi Mayor y, por lo tanto, cambia el color musical. Esa tonalidad es la que ayuda a provocar esa grandiosidad que tiene el final. La tonalidad de Mi Mayor es brillante. Se puede facilmente observar porque unos 45’’ aproximadamente antes del final se nota claramente que la melodía “sube un escalón” ese efecto es el cambio , la modulación a Mi Mayor.

Copyright © Maria Dolores Velasco Vidal.






Safe Creative #1105119190150

domingo, 16 de diciembre de 2007

CAPITULO VII: "LA PERSONALIDAD DEL SONIDO"





Maurice Ravel: "BOLERO"



Fuerza, color, duración...múltiples matices que desvelan los estados de ánimo de nuestro fiel compañero EL SONIDO.


Hemos dejado la observación del Hombre por unos momentos para pasar a conocer un poco a nuestro fiel compañero el Sonido.
Es indispensable observar sus cualidades porque ellas nos van dando pistas de su personalidad en cada manifestación sonora y así entender mejor lo que nos quiere transmitir.


La INTENSIDAD, esa fuerza con que se nos manifiesta el sonido en sus múltiples matices.
Es curioso observar como la apreciación de cualquier sonido puede ser modificado según su intensidad, de tal forma que lo que nuestros oídos aprecian como un sonido agradable o simplemente aceptable, según su intensidad se modifica nuestra apreciación y llega a ser o bien más placentero o mucho más agresivo para nuestros oídos y hasta puede llegar a ser desagradable o insoportable.
En música es un factor muy importante para la expresividad. Una melodía plana, sin intensidades sería algo abocado al fracaso. La propia palabra hablada (que también es música) es rica en intensidades tan sólo en una simple frase. Un discurso hablado sin diferentes intensidades, sin énfasis en algunas palabras, sin medias voces suaves, sin pausas de silencio, sería francamente aburrido y sin sentido. Así pues, en la música sucede o debe suceder lo mismo. Esta cualidad del sonido es la que determina esa sensación de VITALIDAD, de MOVIMIENTO, de EXPRESIVIDAD que tan importante es tanto en la palabra hablada como en la música.
Es curioso observar como se puede llegar a esa sensación de más o menos intensidad en un discurso sonoro. Una forma es, evidentemente, haciendo sonar los instrumentos o la voz o voces más fuerte o menos fuerte, eso es así de sencillo. Pero no siempre se produce esa sensación de mayor o menor intensidad por ese medio; algunos autores juegan con este parámetro de forma diferente, llegando a la sensación de mayor o menor intensidad por acumulación de instrumentos, de voces o de ruidos.
. En la orquesta sinfónica se puede hacer sentir mayor intensidad agregando paulatinamente más instrumentos. En un coro de voces pasa lo mismo. Manteniendo un mismo nivel de intensidad, se produce el fenómeno de crecimiento de la misma por el hecho de añadir más instrumentos o más voces. Parece obvio, pero se ve claramente que no es sólo la fuerza con que se emite el sonido el determinante de su intensidad.
Como referencia cito y muestro la obra “Bolero” de Maurice Ravel porque es un ejemplo claro de cómo un autor emplea la intensidad por acumulación de una forma magistral.
El autor le ha sabido dar una gran expresividad por medio de muchos elementos que ha utilizado y uno de ellos es que ha jugado con las intensidades por acumulación. La intensidad se va haciendo cada vez mayor por la entrada progresiva de instrumentos hasta llegar a un final apoteósico de gran intensidad producido por la acumulación de instrumentos que , si bien han aumentado brevemente su intensidad, el efecto de gran intensidad se produce por la cantidad de instrumentos que suenan a la vez.


Nuestro incondicional compañero, el sonido, es rico en colorido gracias a diversas particularidades y sobre todo a esa cualidad del sonido llamado TIMBRE.


El TIMBRE es la cualidad del sonido por la cual se diferencian unos sonidos de otros, dándole así una personalidad y colorido. Esto se produce por la diferente vibración de los objetos al hacerlos sonar. Por medio de esta cualidad podemos reconocer la fuente sonora, sabemos si lo que está sonando es de metal, madera, cristal, son palos, piedras, etc Si de lo que estamos hablando es de un instrumento de música, reconoceremos su color enseguida porque nuestro oído nos dice que, aún en el caso de tratarse de una misma melodía, se percibe diferente si lo que estamos oyendo es un instrumento de viento, un piano, un violín o si esa melodía esta interpretada por la voz.


Hay sonidos fácilmente reconocibles en el ambiente de una calle o de una casa, son los sonidos cotidianos que todos reconocemos enseguida. En lo que se refiere a sonidos emitidos por instrumentos musicales es conveniente ir adiestrando nuestros oídos para poder diferenciar el timbre de cada uno de ellos, o al menos, saber reconocer a qué familia de instrumentos pertenece. Esto nos dará una dimensión mucho mas rica a la hora de disponernos a oír una pieza musical, pudiendo así disfrutar de una audición más perfecta, más placentera.

Es, por lo tanto, el timbre el que pone un toque de color a la fuente sonora, y si esa fuente sonora es un instrumento musical, es interesante saber reconocerlo.


En los instrumentos de una orquesta hay una diversidad de ellos que se les clasifica en familias dándole el nombre de su medio sonoro:


- La cuerda: el sonido se produce al vibrar las cuerdas.
- El viento: el sonido se produce al soplar.
- La percusión: el sonido se produce al percutir (golpear).


Pero dentro de estas familias de instrumentos hay unas diferencias tímbricas notables entre ellos, unas veces por el tamaño de los mismos y otras veces por el material del que están hechos.


En cada familia de instrumentos hay diferentes tamaños: a mayor tamaño, más grave (bajo) el sonido, y a menor tamaño más agudo (alto); esto ocurre en todos los instrumentos afinados y no afinados (percusión). Aquí estamos viendo esa cualidad del sonido que se llama tono. Por el tono o altura reconocemos el instrumento que se está oyendo que, aun siendo dentro de una misma familia de instrumentos, será fácilmente reconocible sólo por su altura sonora.


Y en cuanto al material del que están hechos, el sonido cambia de una manera muy notable. Así ocurre con los instrumentos de viento que según sea de metal o madera el color del sonido será muy diferente. El metal da un carácter más brillante, más grandioso, solemne, mientras que la madera le da un carácter más cálido, yo lo calificaría como sonidos mas aterciopelados, más delicados, sensuales, generalmente hablando porque hay excepciones.


La DURACIÓN está relacionada con la longitud de onda al vibrar. Un ejemplo es observar y comparar cuanto dura el sonido de un plato de metal atacado por una varilla (instrumento de percusión) y cuanto dura el sonido atacado por la misma varilla en una caja china (percusión de madera). Evidentemente el metal tiene más vibración y durará más el sonido que en la madera. Estas cualidades son evidentes y no haré más hincapié en ellas.


Bien, ya sabemos cuales son los artífices del sonido musical y ahora nos falta saber como contribuyen a que esa sonoridad sea la adecuada a lo que el compositor quiere transmitir.
Si lo que se quiere expresar es algo épico, grandioso, magnífico… seguramente se le dará protagonismo al viento-metal, que con su brillantez y sonoridad rotunda hará que la pieza musical tenga ese carácter, ese colorido. A excepción del saxo que, a pesar de ser un instrumento de metal, su sonido es cálido, acogedor.
Muy al contrario será cuando lo que se quiere decir es intimo, delicado…ahí se emplearán instrumentos de viento-madera que tienen esa personalidad y junto con la cuerda dará ese colorido. Esto es a grandes rasgos porque todos los instrumentos, de hecho, tienen una expresividad muy amplia y es más, la conjunción de varios que suenen a la vez dará como resultado otro colorido ya que seria como otro instrumento diferente…en fin en el sonido puede haber infinitas posibilidades, infinitos matices, infinitos colores, tantos como la inspiración de los compositores y tantos como sea la captación de los oyentes.


Estas son a grandes rasgos las cualidades del sonido, hay otros parámetros muy importantes que apoyan la expresividad, pero eso lo dejo para la próxima cita con vosotros.

MARIA DOLORES VELASCO

Safe Creative #1105119190112


Registrado en la Propiedad inteleectual de Madrid

miércoles, 12 de diciembre de 2007

CAPITULO VI: "FIEL COMPAÑERO"


KITARO- "the silk road"




Un canto a nuestro fiel compañero EL SONIDO.

Hemos dejado atrás un bello canto que perdurará por los siglos de los siglos, pero la aventura del sonido y de la música sigue adelante, descubriendo nuevos sonidos, nuevas sensaciones, investigando nuevas formas y desarrollando cuanto la creatividad del ser humano hace posible.
A partir de ahora el avance mas notorio que se hace en música supone un gran progreso y nos brinda la oportunidad de saborear una música cada vez con más posibilidades expresivas junto con el perfeccionamiento de los instrumentos ya en uso y con los nuevos que se van creando. Estoy refiriéndome a la POLIFONÍA.
Polifonía (varios sonidos simultáneos), nos abre un campo muy extenso para nuestros oídos y toda una técnica para la buena conjunción de ellos.
A partir de este momento ya se puede decir que la música tiene unas características que harán de ella algo muy importante porque proporcionará nuevas sonoridades, colorido y belleza, tanta como creatividad tenga el compositor.
La música está ya en un camino de progreso que dia a dia se irá desarrollando y perfeccionando de una forma sorprendente. Pasa de ser un recinto acotado en el que sólo una minoría podía acceder a ella como artífice, a ser ya un lugar abierto a grandes compositores que no son anónimos recogidos en sus monasterios, digamos que entramos en un mundo de música de autor.
Dejemos en este punto a nuestros antepasados, en sus monasterios y en sus catedrales góticas que dan un auge mayor a todas las manifestaciones musicales, y en las estancias de los palacios donde también ya se interpreta música profana para ocuparnos de conocer mejor al Sonido, compañero fiel que durante nuestra vida nunca nos abandonará.
Hemos llegado a un cruce de caminos, soltemos de la mano por un tiempo a esta sociedad que va avanzando y que cada día se irá perfeccionando en todas las manifestaciones del arte. Ellos ya están en un camino muy creativo y el arte: pintura, escultura, música, creaciones literarias… se expandirán muy satisfactoriamente.
Despedimos con cariño a ese héroe, el Hombre, que ha trabajado duramente hasta conseguir logros muy importantes, que ha observado, sentido, investigado, estudiado, creado…hasta la saciedad y que sigue por los caminos de la vida observando, sintiendo, investigando, estudiando, creando incansablemente.
Buena suerte, amigo Hombre, amiga Mujer, en los caminos de los tiempos nos iremos encontrando y nos saludaremos con mucho cariño y participaremos con regocijo en todo lo que haya nuevo, en todos vuestros avances y perfecciones logradas, en toda vuestra aventura de la vida, en toda obra de vuestra creación, allí estaremos para celebrarlo y unirnos a vosotros en el disfrute de nuevas sensaciones.
Enjugamos esa lágrima de la despedida y seguimos el camino con nuestro fiel compañero de andaduras que nunca se aparta de nosotros: EL SONIDO.

Amigo fiel, que existes desde que el mundo es mundo, que tan necesario eres para nosotros, que tan importante eres en nuestras vidas, que tanto te necesitamos; tu ausencia es desconcertante para nosotros, es sentir un inmenso vacío… sin ti no podríamos disfrutar de tantas cosas bellas y tantas sensaciones que tu compañía nos proporciona.

Amigo mío, compañero mío,
formas parte de nosotros mismos.
Amigo que tanta satisfacción nos proporcionas
dejándonos oír tu bella voz en la naturaleza,
en el maravilloso canto de las aves,
en el suave oleaje de los mares,
en el sonar cristalino de los riachuelos,
de las cascadas…
la brillantez de la risa de un niño,
la voz serena de la madre que acuna,
la voz delicada y tierna
del que ama…

Amigo mío, amigo entrañable,
espero no tener la desgracia
de que algún día me abandones
y no poder oírte, sentirte…
Qué tristeza vivir sin tu compañía…

Cómo no agradecerte todos estas sensaciones que nos proporcionas, que nos regalas cada día , cada momento. Tú siempre estás ahí, nunca nos abandonas…aunque a veces, cuando te enfadas y lanzas tu tremenda voz seas un elemento algo desagradable, pero… ¿quién no tiene un mal dia? ¿Quién no ha “levantado la voz” alguna vez? Además, déjame que te haga una confidencia…cuando te enfadas, aunque siento algo de temor, me pareces grandioso, bello, poderoso… me encantas.

Me encantas
cuando desatas tu fuerte voz
en los truenos que retumban en el espacio abierto.
Me encantas
cuando emites tu voz como espada cortante al producirse un rayo.
Me encantas
cuando ruges en las entrañas de la tierra al moverse sus cimientos.
Me encantas
cuando se descontrolan las aguas de los mares o rios
y tu voz se oye autoritaria,
atemorizadora,
pero yo se que tu eres nuestro mejor amigo
y solo lo haces para impresionar.

Observemos a nuestro compañero fiel y, como parte nuestra que es, démosle un poco de atención analizando sus características y sus cualidades: LA INTENSIDAD, EL TONO, EL TIMBRE Y LA DURACIÓN.
Básicamente por medio de la intensidad, el tono, el timbre, la duración, podemos reconocer los diferentes sonidos, sentir su expresividad, su mensaje, aunque también hay otros elementos que lo complementan. Observaremos estas cualidades y lo que proporcionan a nuestros oídos.

MARIA DOLORES VELASCO
Safe Creative #1105119190150

Registrado en la Propiedad Intelectual de Madrid


lunes, 10 de diciembre de 2007

CAPITULO V: "UN CANTO PARA EL ESPIRITU"










UN CANTO PARA EL ESPIRITU

Voces claras y cristalinas que aportan nuevas sensaciones a nuestro espíritu…

El protagonismo de la música va creciendo cada día, cada año, cada siglo. Las manifestaciones artísticas musicales son cada vez más importantes y ya salen de ese recinto mágico-religioso para ser un deleite en las sociedades de los pueblos.
Son destacables Egipto, la antigua Roma, Grecia, sin olvidar los pueblos orientales con sus magníficos instrumentos de corte totalmente distinto a los de occidente, con el empleo de sonidos y escalas muy diferentes también, pero de una gran belleza y delicada sonoridad.
Nos vamos a centrar en un momento muy importante de esta aventura maravillosa del sonido y la música.
Si en la palabra el momento mas importante fue el nacimiento de la escritura - y su culminación con el invento de la imprenta-, en la música pasa otro tanto de lo mismo. Hay que inventar por fuerza una forma de poder transmitir con fidelidad lo que se canta o interpreta en instrumentos; no se puede ir sólo con una transmisión oral porque eso hace que, al cabo de unos años, se vaya deformando y en menos del paso de unas generaciones se ha perdido o deformado tanto que ya no se puede reconocer el original.
Los rudimentos de la primera escritura musical son unos signos, neumas, palabra griega que significa “señales”, y se utilizan para orientar, al menos, la línea melódica, pero son muy primitivos todavía y poco concretos de tal forma que no es posible utilizarlos sin alguien que dirija y de el tono, la altura sonora y el ritmo a los intérpretes, porque los neumas, como digo, sólo indican la línea melódica.
Los neumas expresan el movimiento y la direccionalidad del sonido. Se representan con curvas, puntos, líneas ascendentes, descendentes y la combinación de todos ellas para expresar de una forma, todavía incompleta, el movimiento de la melodía. Esto se emplea en música vocal, el Canto Gregoriano más primitivo está escrito así. Es interesante saber cómo es la interpretación de dichos neumas. Veamos, pues, como en el propio Canto Gregoriano se interpretan estos neumas, estas señales.
Hagamos primero un breve recordatorio de lo que es el Canto Gregoriano, eso que todos conocemos y que tan popular se ha hecho, incluso dentro de algunas músicas alternativas actuales.
Se llama “gregoriano” porque es el papa Gregorio I El Magno (Pontificado del 590 al 604) quien hace una gran reforma en la liturgia de la Iglesia y también en el canto de la misma. Fue un experto compositor, pero, indudablemente, no es él en tan poco tiempo de pontificado el que lleva a cabo la labor de componer, ni siquiera recopilar, todo el vastísimo repertorio que se le ha atribuido.
El Canto Gregoriano es un canto propio de la Iglesia. Es un canto litúrgico y su contenido no es otro que las oraciones (la palabra) propias de la liturgia cristiana. El lenguaje es el latín, que es la lengua universal de la Iglesia.
Teniendo en cuenta la propia musicalidad de la palabra, como son los acentos, las cadencias, las pausas, se crea una melodía que “calce”, es decir, respete perfectamente esas cualidades. Se enriquece con adornos y melismas musicales y siempre, sin perder la musicalidad propia de la palabra, surge un canto que es una auténtica manifestación de belleza y espiritualidad.
El Canto Gregoriano es monódico (una sola voz) y se interpreta a coro, sin acompañamiento instrumental. A veces, y dependiendo del criterio del que dirige y de las interpretaciones de los propios monasterios, puede haber un solista a modo de dialogo con el coro. Como ejemplo de esto señalo que en dos versiones que conozco de “Puer natus est” - una de las piezas mas bellas del canto gregoriano – la del coro del Monasterio Benedictino de Santo Domingo de Silos (Burgos, España) y la del Monasterio Benedictino de San Pedro de Solesmes (Francia), en el primero todo está interpretado por el coro, y en el de Solesmes hay un solista que dialoga con el coro.
En cuanto a la notación musical, emplean en un principio sólo neumas, pero posteriormente, hacia finales del siglo VIII, aparece lo que se llama notación cuadrada. Esta notación está escrita en un tetragrama, es decir en 4 líneas, y las figuras son cuadradas. Se escriben sobre escalas modales ( modos griegos) cada una de ellas construida sobre una nota musical de la escala, lo que le aporta una personalidad propia a cada composición.
Con esta notación se alcanza una considerable perfección y resuelve algunas deficiencias de la notación por neumas, como son la altura sonora y la escala en que se van a mover los sonidos, pero todavía queda por resolver algo muy importante como es el ritmo. Significa, por tanto, un avance manifiesto para la interpretación de las composiciones musicales.
Como ya he expresado antes, la notación por neumas necesita de un director que sea el que dé las pautas para poder interpretar el canto. Esos símbolos (neumas) también precisan de un apoyo por parte del director del coro y es quien va dibujando en el espacio, con su mano, esos signos para que los intérpretes sepan para donde camina la melodía y así poder aunar las voces del coro.
La foto que se ve en el presente escrito, pertenece a un fragmento del Graduale Triplex que es el libro que contiene toda la liturgia de la iglesia en canto gregoriano. En ella se ve la notación musical cuadrada y encima y debajo de ésta unos “dibujitos” que son los neumas.

Es verdaderamente bello poder asistir a una interpretación de Canto Gregoriano en sus mismas fuentes como son los monasterios principalmente benedictinos. Y un dato de interés es que el Canto Gregoriano es interpretado siempre por hombres, por eso es que siempre nombro “monjes”, porque son ellos y no ellas los que tiene ese privilegio, aunque en las abadías femeninas lo canten, pero siempre son hombres los que tiene la supremacía en ello.
Como se puede deducir ya en este punto que estamos, -con una notación fijada en un pentagrama y con notas musicales, aunque también refuerzan con los antiguos neumas y los siguen expresando en dichas partituras- el canto eclesiástico pasa a manos de expertos; ya no es un canto popular que manejan las gentes , ahora está en manos de los estudiosos de la época, los que son capaces de crear , estudiar e interpretar el canto ya de una forma culta porque requiere conocimientos que la gente sencilla del pueblo no tiene. Estos personajes cultos son los monjes de los monasterios; es ahí donde se refugia la cultura en todas sus manifestaciones, y es ahí, en los monasterios, donde se guarda celosamente el saber de la humanidad.
Tenemos ante nosotros una música propia para la elevación del espíritu que nos ofrece un efecto altamente sereno y relajante; unas voces masculinas muy claras y cristalinas que nos aportan unas sensaciones diferentes a todo lo conocido, y todo eso potenciado por ese ambiente que proporciona el estar interpretadas en los templos de las abadías, con esa sonoridad tan característica de grandes espacios con efecto de eco. Por eso, en la actualidad se valora y se emplea en diversas tendencias musicales como también en sus versiones originales, cantadas por los monjes.
El video que os he dejado: “PUER NATUS EST” pertenece a la misa de día de Navidad. En la liturgia hay tres misas para la Natividad del Señor, la 1º es la de media noche, la 2º es la del dia y la 3º es la vespertina. Está interpretada por los monjes de la Abadía Benedictina de Santo Domingo de Silos (Burgos, España) al cual pertenecen la imágenes.
Busquemos pues un lugar tranquilo, un asiento cómodo y una compañía agradable y dispongámonos a disfrutar de la paz, serenidad y espiritualidad que nos a va a proporcionar su audición y observareis como es altamente beneficioso para nuestro espíritu.

MARIA DOLORES VELASCO
gt;Safe Creative #1105119190082





Registrado en el Registro de la Propiedad de Madrid









viernes, 7 de diciembre de 2007

CAPITULO IV: "DESCUBRIENDO EMOCIONES"







Quizás, descubriendo el alma...


En su caminar por los tiempos el hombre sigue perfeccionando y disfrutando de todo eso que tiene a su alrededor. Ya ha descubierto sus posibilidades VOCALES e INSTRUMENTALES y su creatividad le lleva a construir instrumentos cada vez más perfectos.
Encuentra en estas manifestaciones musicales algo “especial” y preciado y lo dedica al culto a los dioses y ceremonias sagradas. Sólo tardíamente, sale de ese ámbito para ser ya una valiosa manifestación más de su arte.
Situémonos en una época de grandes conquistas, de invasiones de pueblos, la lucha por la supremacía de unos frente a otros (como orientación centremos, por ejemplo, estos acontecimientos hacia el 331 a.C. con Alejandro Magno), y es la música tan sagrada, tan valorada, que en las conquistas se respetaba a los músicos de los pueblos sometidos, tomando posesión de su música, a la cual se la consideraba un bien preciado. Esto, a su vez hacía que diferentes expresiones musicales se fueran incorporando de unos pueblos a otros, enriqueciéndose la propia música con las aportaciones de cada uno de ellos.
Y yo en este punto me pregunto: ¿Por qué el hombre considera la música como algo tan importante hasta tal punto que la dedica exclusivamente a ritos religiosos? ¿Qué ha encontrado en ella, qué sensaciones le produce para darle tan preferente uso? Quizás el individuo siente cómo se conmueve algo dentro de su ser; emociones intensas que le elevan el alma hacia el Ser Supremo y le mueve sentimientos profundos y por eso lo dedica al culto a los dioses y ceremonias sagradas.
Cada uno de nosotros podrá saber por sí mismo qué emociones, sensaciones, imágenes…le sugiere el oír alguna pieza musical, sea de la clase que sea. Cualquier música puede sugerir algo y la misma música no a todos lo mismo.
La música cala dentro de la persona, casi nunca deja insensible, siempre nos transmite algo, a veces sensaciones agradables, otras menos, pero nunca o casi nunca nos deja sin alguna emoción.
A mí, personalmente, me gusta oír toda clase de música. Evidentemente no toda es mi preferida, pero siento la necesidad de oírlo todo, investigarlo todo, observar qué sentimientos o emociones me producen y cotejar con otros lo que les ha sugerido a ellos; porque de esta forma descubrimos un mundo fascinante donde se puede sentir desde el más relajante de los momentos, hasta las sensaciones más tensas o incluso desagradables, pasando por sensaciones divertidas o bromas musicales. La música es una forma de expresión que va directamente a nuestros sentidos y emociones y abre un amplio abanico de éstas: amor, ternura, melancolía, dulzura, patriotismo, alegría, temor, terror, miedo, intriga…etc,
Considerando estos efectos de la música en nosotros (también afecta a los animales) vemos su aplicación cuando, de una manera consciente, se quiere exaltar ciertas emociones, y así, determinadas músicas van dirigidas con mensajes que pueden, en algún momento, si la persona no se percata, ser un modo de manipulación y dirección de sus sentimientos. Creo que no hace falta más comentario sobre esto para que todos nos demos cuenta como determinadas facciones las han utilizado y las utilizan, al igual que en publicidad es un factor determinante. Y no digamos en el cine, es, quizás, lo básico, lo más necesario para poder transmitir al espectador todo eso que se muestra en la imagen.
Y en cuanto a los animales también manifiestan de algún modo, iba a decir emociones…y por que no? lo digo: manifiestan emociones de agrado o desagrado. Doy fe de ello cuando observo a mi perra, una linda collie, embelesada cuando oye, por ejemplo, un tango, le encantan, y cuando oye una música que no es de su agrado se va corriendo o ladra… A mi me ladra a veces cuando toco el piano, eso me indica que “algo” me quiere comunicar, creo que tendré que practicar más…No hay duda de que los animales son nuestros amigos y nos aman por eso son nuestros más severos críticos.
No es mi intención hacer una historia de la música, pero quisiera mostraros una visión general de las primeras manifestaciones musicales que nos van a dar una dimensión de la aventura de la música y mostraros todo lo que ya, desde la antigüedad, el hombre es capaz de hacer con su voz y los instrumentos que llega a inventar, unos para su deleite y paz interior y otros como elemento de expresión en diferentes medios.
El canto se transmite por tradición oral y se interpreta solo o con acompañamiento de instrumentos que a lo largo de la historia no han sufrido grandes modificaciones en su estructura. En las imágenes que ilustran este texto os muestro un bajo relieve donde se ve a la reina Nefertiti (Egipto) ante la diosa Hator en actitud de cantar y lleva un sistro (especie de sonajas) en la mano derecha para acompañar su canto. La otra imagen muestra un hombre, posiblemente un sacerdote, ante el dios Amón en posición de cantar acompañado de un arpa, uno de los instrumentos más usado en las antiguas civilizaciones.
De la música en sí poco se puede decir. Deducimos por el número de orificios o cuerdas de los instrumentos, que empleaban escalas musicales pentatónicas (5 sonidos) o heptatónicas (7 sonidos).
Un dato curioso es que para los sumerios la música guardaba relaciones cosmológicas, por tanto era muy importante el número para ellos (relación con otros planetas, las estaciones del año …)
Estos son, pues, en los términos que se manifiesta la música en los primeros tiempos de la historia y ha de caminar mucho la humanidad todavía para tener ya una escritura y notación musical propiamente dicha para poder interpretar y componer partituras, cosa que hasta que no se produce este avance, los hombres y mujeres interpretaban su música por improvisación y la conservaban por tradición oral. De ahí que eran tan importantes los músicos, como he indicado anteriormente.
Me parece de cierto interés mostrar los primeros instrumentos más característicos, afinados y de percusión, de los que tenemos constancia y cuyas fuentes son: documentos escritos, pinturas, relieves en piedra y hallazgos.

INSTRUMENTOS DE CUERDA:

LIRA - instrumento nacional sumerio, 4.000 a,C.

ARPA - época sumeria

LAUD - se encuentra en reproducciones babilónicas, 2.000 a.C.


INSTRUMENTOS DE VIENTO:

FLAUTA - existen desde tiempos primitivos (ya se vio anteriormente)

CHIRIMÍAS DOBLES - halladas en las tumbas de Ur I (sumerio)

TROMPETAS - período asirio (Nínive). Probablemente se usara como instrumento de señales en el ejército.


INSTRUMENTOS DE PERCUSIÓN:

Existe ya una variada serie de ellos:

SONAJAS
VARILLAS ENTRECHOCADAS
SISTROS, en forma de U
CAMPANAS DE BRONCE
PLATILLOS DE MANO
TIMBALES DE CALDERO DE METAL
TAMBOR CILINDRICO
PANDERETA
BOMBO


MARIA DOLORES VELASCO



Safe Creative #1105119190051

Registrado en el Registro de la Propiedad Intelectual de Madrid



miércoles, 5 de diciembre de 2007

CAPITULO III: "...Y DIOS CREÓ AL HOMBRE"









“...Y lo puso en la Tierra y lo dotó de una inteligencia y facultades semejantes a ÉL”, dice más o menos la Biblia.

El Hombre, el ser más perfecto de la naturaleza, la “máquina” más perfecta que nunca el propio hombre pueda superar, ha llegado al mundo. Cosas maravillosas veremos, un mundo increíble está por nacer.

Al igual que en el reino animal (al fin y al cabo el hombre pertenece a ese reino), el ser humano posee esas facultades de poder emitir sonidos y comunicarse por medio de ellos.

El hombre primitivo hace uso de sus facultades sonoras muy semejante a como lo hacen los animales, pero su inteligencia no es la misma y su comunicación tendrá enseguida una mayor perfección. Avanzará mucho más porque está dotado de facultades muy superiores al resto del mundo animal, teniendo en cuenta que, además, posee la facultad de razonar y algo muy importante como son las emociones y los sentimientos. Esto ya son palabras mayores, que se suele decir, porque estas facultades harán que el hombre sepa descubrir, experimentar, desarrollar, valorar y perfeccionar todo eso que tiene a su alrededor, así como también sus propias aptitudes.

Impresiona cuando nos damos cuenta de la aventura tan maravillosa que nosotros, los seres humanos, hemos desarrollado a través de los tiempos. Me admira, lo valoro y me siento orgullosa de pertenecer a esta especie.

Pero vamos a lo nuestro; vamos a ver cómo el hombre maneja el sonido, qué hace con él y cómo va descubriendo ese mundo tan atractivo y necesario.

En principio, suponemos, claro está, nadie estábamos ahí para poder observarlo. ¡ Qué más hubiera querido yo que ver cómo nacían muchas manifestaciones musicales en el hombre y cómo llegó a usarlas!, pero empleo mi imaginación y veo a los primeros hombres primitivos usando el sonido muy semejante a como lo usan los animales actualmente, fijando sonidos para llamarse, para advertir de los peligros, para unir a su prole, a sus familias, a sus tribus…también para cazar etc, hasta llegar a tener un rudimento de lenguaje que fijan y se pueden entender sin problemas. Ya ahí, se puede decir que el hombre empieza a desarrollar la musicalidad. La palabra es música, - esto lo veremos mas despacio en su momento – y la palabra es la facultad propia del hombre; él la manejará, la desarrollará y la irá perfeccionando día a día.
Imaginémonos al hombre en medio de una naturaleza llena de cosas que ve, que utiliza, que experimenta. Cierro los ojos y veo al hombre rugiendo como el más fiero de los animales a los que se tiene que enfrentar para no ser menos y no dejarse intimidar por esos terroríficos sonidos. Veo al hombre imitar el sonido de otros animales, y deleitarse con los fenómenos que la madre naturaleza le regala, como el caer de una lluvia mansa, el riachuelo cantarín, las hojas sacudidas por el viento, el viento que silva a modo de flauta al pasar por ranuras o huecos de los árboles. Bellos sonidos musicales que la naturaleza le brinda y él sabe apreciar.
Me lo imagino extasiándose con el bello canto de los pájaros, tratando de imitarlos, con lo cual ya esta haciendo música… Y se deleita en ello, y repite, y perfecciona. Y en las noches, ya recogidos en sus lugares de descanso todos los miembros del clan, observo cómo se divierten mostrando todo lo acontecido durante su jornada. Les imagino también imitando como se mueven los otros seres vivos, expresando a modo de danza todo lo que han observado.
Independientemente de esos sonidos que el hombre usa para la comunicación con sus semejantes, también tiene la capacidad para poder hacer uso de elementos que tiene a su alrededor y los emplea para más facilidad ante los trabajos necesarios para sobrevivir, es decir usa piedras, palos, ramas de árboles y todas esas cosas que tiene a su alcance y las convierte en herramientas útiles.
El uso de dichas herramientas le hace descubrir un mundo sonoro desconocido para él: golpes acompasados, roces de piedras, despiece de la caza, etc, en una palabra, ritmos. Ha conocido el ritmo! Sabe que golpear una cosa con otra y con determinada secuencia es divertido. Se da cuenta de que no es lo mismo golpear dos palos que dos piedras, y si además observa como suenan dichos elementos combinados descubre que es diferente, que las posibilidades sonoras son muchas.
El hombre sigue su quehacer por el mundo, descubriendo cosas nuevas día a día, hasta ir perfeccionándose es los utensilios que precisa para poder vivir. Ya elabora herramientas más sofisticadas, como es el arco, una de las herramientas mas primitivas, y pronto descubrirá que si golpea la parte más flexible del arco, rozándola, emite un sonido y es agradable. Ya tiene en sus manos uno de los primeros instrumentos musicales propiamente dichos. En las pinturas rupestres de algunas cuevas hay representaciones de hombres cazando con arcos en la mano y figuras humanas en actitud de danza.
Hallazgos de instrumentos:

ERA GLACIAL: En el último periodo de la era glacial provienen las primeras flautas de orificio hendido, de huesos de reno, solo tenían un agujero.

ERA PALEOLITICA: Los más antiguos son las flautas de falanges, de huesos de pata de reno, de finales de esta era.

De finales de esta era datan flautas de 3 y 5 agujeros (¿pentatónicos?) son ya instrumentos puramente melódicos.
Pinturas rupestres en las que aparecen arcos para el lanzamiento de piedras que posiblemente se emplearan como arcos musicales.

ERA NEOLÍTICA: En el tercer milenio a.C. se encuentran en Europa tambores de mano hechos con arcilla. De la misma época aparecen sonajas de arcilla, con forma de pequeños animales o seres humanos.

EDAD DE BRONCE: En Europa se encuentran cuernos de animales y también cuernos construidos en metal, que usan como instrumento musical de viento.
Otros instrumentos de esta etapa son: trompetas, láminas sonoras, sonajas de latón, sonajas de arcilla…etc.

…Va pasando la vida, van pasando los años y el hombre sigue con su labor incansable de descubrir, investigar y perfeccionar toda una naturaleza que se le entrega generosa con toda la belleza que encierra: el mundo de las sensaciones, el mundo del color, el mundo del sonido…Todo un mundo para crear y combinar los elementos a su modo y manera, a lo que su creatividad le lleve. Sigamos sus pasos para observar a nuestros antecesores, héroes de esa maravillosa aventura que es el nacimiento de la civilización.

María Dolores Velasco


Safe Creative #1105119190013

Registrado en el Registro de la Propiedad de Madrid

martes, 4 de diciembre de 2007

CAPITULO II: "EL DESPERTAR DE LA VIDA"






KITARO- "Symphony of the forest"


La aventura del sonido comienza, observemos…


El mundo despierta y empieza a poblarse de seres vivos: animales, plantas y… el hombre. Ya estamos todos… ya estamos en casa…el concierto va a empezar.

Ahora tenemos un rico y variado mundo sonoro. Se nos ha añadido el mundo animal, rico en sonoridad, en variedad, en color (el sonido también tiene color) y tenemos el reino vegetal que complementará y enriquecerá la sonoridad de otros elementos, y tenemos algo muy especial: El Hombre.

Qué maravilla!!! todo un mundo para observar, para crear, para disfrutar… Magnífica tarea la que hay por hacer.

Observando el mundo animal, veremos un maravilloso mundo sonoro, musical, me atrevo a decir. Sonidos muy diferenciados para llamarse unos a otros, para avisarse de los peligros, en realidad sonidos para la comunicación. Y además cada especie con unos sonidos característicos. Un concierto de gran variedad y belleza que la naturaleza nos regala.

Si examinamos estos sonidos que emiten los diferentes animales podremos ver que no es hacer ruido por hacer. En casi todos los animales se nota claramente que los sonidos tienen un mensaje, que están muy pensados, diría yo, que tienen una frecuencia fija, un ritmo fijado también y una altura sonora que en cada especie es siempre la misma o parecida y sobre ella ciertas variaciones. Esto, amigos, tiene musicalidad, esto ya lleva los componentes de lo que llamamos música.

Ponemos como ejemplo un lobo, que es un animal conocido por todos y sabemos cómo emite sus sonidos. Estos sonidos del lobo se conocen como aullidos.

Imaginemos unos momentos, oigamos interiormente aullar a un lobo y si os atrevéis, imitarlo, así…a voz en cuello….que de vez en cuando es muy bueno observar nuestras propias posibilidades sonoras. Podemos observar que emite un sonido ascendente (direccionalidad del sonido, rudimentos de una escala musical ascendente), cada vez más fuerte (intensidad) y más agudo (altura), que lo mantiene durante unos momentos ahí en una altura sonora casi siempre parecida y que va descendiendo el sonido a la vez que su intensidad se hace menor hasta desaparecer (esto en música se llama “glisando”). A mi me sobrecoge, pero no porque me atemorice sino por la calidad y belleza de dichos sonidos y su perfecta interpretación musical, además de una magnifica puesta en escena (la noche, posiblemente de luna llena…).
Qué belleza hay en la naturaleza!, qué perfección, que maravilla, amigos. Os invito a que juguéis con otros sonidos conocidos para vosotros, que tratéis de interiorizar esos sonidos y emitirlos con vuestra voz y os detengáis unos momentos en lúdico ocio, porque podréis observar cosas que de seguro nunca habíais observado, y os digo que merece la pena concederse unos minutos en ello.

Cualquier animal emite sonidos muchas de las veces ya claramente musicales: El maullido de un gato es un sonido claramente musical, los múltiples matices del ladrido de un perro y la diversidad según lo que quiere expresar, además de las diferencias propias de cada raza. Y no digamos ya el canto de muchas aves que son propiamente melodías que se pueden escribir con notas musicales, sin olvidar a esa legión de pequeños amigos como el grillo, la cigarra, que emiten sonidos interesantes, repetitivos y rítmicos (en música se denominan “ostinatos”).

El mundo animal es rico en sonoridad, variedad y musicalidad. Disfrutemos simplemente con la observación de nuestros amigos más cercanos que son nuestros perros, gatos, pájaros,etc. y os aseguro que será altamente placentero.

El hombre. Ahí está el ser humano. El rey de la naturaleza, el ser dotado de unas cualidades superiores para poder emitir sonidos con una gran perfección y además con una inteligencia capaz de convertirlos en algo muy especial…la música.

Dejemos al hombre que despierte a todas estas sensaciones sonoras y desarrolle las facultades de las que naturalmente está dotado, y pronto veremos la musicalidad en todas las manifestaciones de su existencia que le acompañarán en todos los acontecimientos y avatares de su vida, tanto los buenos como los malos.

Safe Creative #1105119190099



María Dolores Velasco


Registrado en la Propiedad Intelectual de Madrid





domingo, 2 de diciembre de 2007

CAPITULO I: "EL DESPERTAR DEL MUNDO SONORO"





De la mano de mi fiel compañero EL SONIDO quiero mostraros la prodigiosa aventura del mismo y como el hombre va conociéndolo. La música está en todo, todos somos música, solo hay que saber descubrirla y nuestra vida tendrá un color diferente.


Me asomo a esta ventanita para mostraros mi mundo, nuestro mundo, si, es el mundo de todos pero, a veces, no nos damos cuenta de lo que nos rodea y pasamos por alto muchas cosas bellas e interesantes, simplemente porque nadie nos las ha mostrado.

A pesar de ser mi profesión la música, tuvo que pasar mucho tiempo para darme cuenta de muchas cosas que hicieron en mí una huella imborrable. Y no lo hice por mi misma, me lo mostraron. Me puse en un camino que me llevó al conocimiento de eso que es obvio, pero que no nos damos cuenta…y por Dios que se nos pasa por alto un mundo maravilloso, lleno de luz, color, sentimientos, belleza a manos llenas.Cuando se integra uno es este mundo ya no puede salir de él, te atrapa, te engancha, es como si tus oídos se hubieran renovado y oyes cosas y ves cosas con el alma que antes no veías. Espero poder ser lo suficientemente comunicadora a través de la palabra escrita, para poder transmitiros todo eso que me fascina porque , simplemente, es fascinante.

Para empezar, os mostraré algo que es posible que nunca nos hayamos fijado porque no es importante, o porque nuestra forma de vida no nos da para muchas cosas que consideramos, quizás, sin importancia.

Quisiera que me acompañárais a dar un paseo por los primeros tiempos del mundo…sí, tomaremos la referencia desde muy lejos…tanto como desde que el mundo es mundo, así de lejos.

La naturaleza, el mundo animal, el hombre, todo esta lleno de sonidos, bellos y menos bellos, lleno de matices: cristalinos, dulces, disonantes, agresivos, terroríficos, relajantes, misteriosos…un sin fin de sensaciones y emociones.

Imaginémonos por un momento, como sería el mundo recién estrenado. Cada uno nos imaginaremos algo diferente, a donde nuestra imaginación nos lleve. Pero ahora imaginémonos no sólo esos paisajes más o menos idílicos o quizás no tan idílicos, en cualquier caso nuestra fantasía nos llevará a visualizar una naturaleza desbordada, joven, recién nacida, por pulir, con fenómenos desatados, reacciones de adolescente mundo que todavía no ha aprendido a tomarse las cosas con calma.

Podemos ver las aguas con todo su fuerza de joven mundo y ese bello sonido, unas veces intenso otras en remanso, relajante, o ese cielo que se hace notar, ¡no va a ser menos que el agua!, y nos asombra y atemoriza con la fuerza del sonido de sus truenos y tormentas, y también nos compensa con los suaves sonidos de una lluvia tranquila, con el dulce ritmo de esa agua que cae mansamente. Y qué decir de esas tierras que no encuentran su acomodo y se mueven, suben, bajan y sin reparo ninguno lanzan ruidos intensos, terroríficos, grandiosos…


El mundo despierta, la naturaleza se explaya, nace un mundo de sensaciones inimaginable.El sonido esta ahí…desde el principio. Ahí está la materia prima de lo que es la música.




María Dolores Velasco


Safe Creative #1105119190075

Registrado en la Propiedad Intelectual de Madrid





















.

free hit counter

web counter

PRESENTACIÓN



Ante la imposibilidad de poder ofrecer entera esta serie a todos mis lectores ya que las páginas web donde lo he intentado dos veces, por diversas causas ajenas a mi han sido cerradas, es por lo que he decidido crear un blog exclusivo a este fin.
Sean bienvenidos todos aquellos que ya conocen parte de este trabajo que con mucha dedicación y cariño lo voy elaborando y que surge de mi experiencia como docente de la Música en mi especialidad de Pedagogía Musical.
A los que no lo conocen espero que sea de su agrado. Mis lectores son muy diversos, unos me leen por gusto y entretenimiento y otros por ser estudiantes o personas dedicadas a la música.
Todos sois igualmente valorados por mí y os lo dedico con todo mi afecto y agradecimiento.

Maria Dolores Velasco