miércoles, 5 de diciembre de 2007

CAPITULO III: "...Y DIOS CREÓ AL HOMBRE"





video



“...Y lo puso en la Tierra y lo dotó de una inteligencia y facultades semejantes a ÉL”, dice más o menos la Biblia.

El Hombre, el ser más perfecto de la naturaleza, la “máquina” más perfecta que nunca el propio hombre pueda superar, ha llegado al mundo. Cosas maravillosas veremos, un mundo increíble está por nacer.

Al igual que en el reino animal (al fin y al cabo el hombre pertenece a ese reino), el ser humano posee esas facultades de poder emitir sonidos y comunicarse por medio de ellos.

El hombre primitivo hace uso de sus facultades sonoras muy semejante a como lo hacen los animales, pero su inteligencia no es la misma y su comunicación tendrá enseguida una mayor perfección. Avanzará mucho más porque está dotado de facultades muy superiores al resto del mundo animal, teniendo en cuenta que, además, posee la facultad de razonar y algo muy importante como son las emociones y los sentimientos. Esto ya son palabras mayores, que se suele decir, porque estas facultades harán que el hombre sepa descubrir, experimentar, desarrollar, valorar y perfeccionar todo eso que tiene a su alrededor, así como también sus propias aptitudes.

Impresiona cuando nos damos cuenta de la aventura tan maravillosa que nosotros, los seres humanos, hemos desarrollado a través de los tiempos. Me admira, lo valoro y me siento orgullosa de pertenecer a esta especie.

Pero vamos a lo nuestro; vamos a ver cómo el hombre maneja el sonido, qué hace con él y cómo va descubriendo ese mundo tan atractivo y necesario.

En principio, suponemos, claro está, nadie estábamos ahí para poder observarlo. ¡ Qué más hubiera querido yo que ver cómo nacían muchas manifestaciones musicales en el hombre y cómo llegó a usarlas!, pero empleo mi imaginación y veo a los primeros hombres primitivos usando el sonido muy semejante a como lo usan los animales actualmente, fijando sonidos para llamarse, para advertir de los peligros, para unir a su prole, a sus familias, a sus tribus…también para cazar etc, hasta llegar a tener un rudimento de lenguaje que fijan y se pueden entender sin problemas. Ya ahí, se puede decir que el hombre empieza a desarrollar la musicalidad. La palabra es música, - esto lo veremos mas despacio en su momento – y la palabra es la facultad propia del hombre; él la manejará, la desarrollará y la irá perfeccionando día a día.
Imaginémonos al hombre en medio de una naturaleza llena de cosas que ve, que utiliza, que experimenta. Cierro los ojos y veo al hombre rugiendo como el más fiero de los animales a los que se tiene que enfrentar para no ser menos y no dejarse intimidar por esos terroríficos sonidos. Veo al hombre imitar el sonido de otros animales, y deleitarse con los fenómenos que la madre naturaleza le regala, como el caer de una lluvia mansa, el riachuelo cantarín, las hojas sacudidas por el viento, el viento que silva a modo de flauta al pasar por ranuras o huecos de los árboles. Bellos sonidos musicales que la naturaleza le brinda y él sabe apreciar.
Me lo imagino extasiándose con el bello canto de los pájaros, tratando de imitarlos, con lo cual ya esta haciendo música… Y se deleita en ello, y repite, y perfecciona. Y en las noches, ya recogidos en sus lugares de descanso todos los miembros del clan, observo cómo se divierten mostrando todo lo acontecido durante su jornada. Les imagino también imitando como se mueven los otros seres vivos, expresando a modo de danza todo lo que han observado.
Independientemente de esos sonidos que el hombre usa para la comunicación con sus semejantes, también tiene la capacidad para poder hacer uso de elementos que tiene a su alrededor y los emplea para más facilidad ante los trabajos necesarios para sobrevivir, es decir usa piedras, palos, ramas de árboles y todas esas cosas que tiene a su alcance y las convierte en herramientas útiles.
El uso de dichas herramientas le hace descubrir un mundo sonoro desconocido para él: golpes acompasados, roces de piedras, despiece de la caza, etc, en una palabra, ritmos. Ha conocido el ritmo! Sabe que golpear una cosa con otra y con determinada secuencia es divertido. Se da cuenta de que no es lo mismo golpear dos palos que dos piedras, y si además observa como suenan dichos elementos combinados descubre que es diferente, que las posibilidades sonoras son muchas.
El hombre sigue su quehacer por el mundo, descubriendo cosas nuevas día a día, hasta ir perfeccionándose es los utensilios que precisa para poder vivir. Ya elabora herramientas más sofisticadas, como es el arco, una de las herramientas mas primitivas, y pronto descubrirá que si golpea la parte más flexible del arco, rozándola, emite un sonido y es agradable. Ya tiene en sus manos uno de los primeros instrumentos musicales propiamente dichos. En las pinturas rupestres de algunas cuevas hay representaciones de hombres cazando con arcos en la mano y figuras humanas en actitud de danza.
Hallazgos de instrumentos:

ERA GLACIAL: En el último periodo de la era glacial provienen las primeras flautas de orificio hendido, de huesos de reno, solo tenían un agujero.

ERA PALEOLITICA: Los más antiguos son las flautas de falanges, de huesos de pata de reno, de finales de esta era.

De finales de esta era datan flautas de 3 y 5 agujeros (¿pentatónicos?) son ya instrumentos puramente melódicos.
Pinturas rupestres en las que aparecen arcos para el lanzamiento de piedras que posiblemente se emplearan como arcos musicales.

ERA NEOLÍTICA: En el tercer milenio a.C. se encuentran en Europa tambores de mano hechos con arcilla. De la misma época aparecen sonajas de arcilla, con forma de pequeños animales o seres humanos.

EDAD DE BRONCE: En Europa se encuentran cuernos de animales y también cuernos construidos en metal, que usan como instrumento musical de viento.
Otros instrumentos de esta etapa son: trompetas, láminas sonoras, sonajas de latón, sonajas de arcilla…etc.

…Va pasando la vida, van pasando los años y el hombre sigue con su labor incansable de descubrir, investigar y perfeccionar toda una naturaleza que se le entrega generosa con toda la belleza que encierra: el mundo de las sensaciones, el mundo del color, el mundo del sonido…Todo un mundo para crear y combinar los elementos a su modo y manera, a lo que su creatividad le lleve. Sigamos sus pasos para observar a nuestros antecesores, héroes de esa maravillosa aventura que es el nacimiento de la civilización.

María Dolores Velasco


Safe Creative #1105119190013

Registrado en el Registro de la Propiedad de Madrid

1 comentario:

Michaelangelo Barnez dijo...

Extraordinaria explicación de como el hombre aprendió a manipular los sonidos y crear el arte de la música, a partir del mundo de sonidos que lo rodeaban. Gracias Maria Dolores por la didáctica síntesis dada, que sólo una profesional de la música como tú puede hacerlo.