viernes, 7 de diciembre de 2007

CAPITULO IV: "DESCUBRIENDO EMOCIONES"







Quizás, descubriendo el alma...


En su caminar por los tiempos el hombre sigue perfeccionando y disfrutando de todo eso que tiene a su alrededor. Ya ha descubierto sus posibilidades VOCALES e INSTRUMENTALES y su creatividad le lleva a construir instrumentos cada vez más perfectos.
Encuentra en estas manifestaciones musicales algo “especial” y preciado y lo dedica al culto a los dioses y ceremonias sagradas. Sólo tardíamente, sale de ese ámbito para ser ya una valiosa manifestación más de su arte.
Situémonos en una época de grandes conquistas, de invasiones de pueblos, la lucha por la supremacía de unos frente a otros (como orientación centremos, por ejemplo, estos acontecimientos hacia el 331 a.C. con Alejandro Magno), y es la música tan sagrada, tan valorada, que en las conquistas se respetaba a los músicos de los pueblos sometidos, tomando posesión de su música, a la cual se la consideraba un bien preciado. Esto, a su vez hacía que diferentes expresiones musicales se fueran incorporando de unos pueblos a otros, enriqueciéndose la propia música con las aportaciones de cada uno de ellos.
Y yo en este punto me pregunto: ¿Por qué el hombre considera la música como algo tan importante hasta tal punto que la dedica exclusivamente a ritos religiosos? ¿Qué ha encontrado en ella, qué sensaciones le produce para darle tan preferente uso? Quizás el individuo siente cómo se conmueve algo dentro de su ser; emociones intensas que le elevan el alma hacia el Ser Supremo y le mueve sentimientos profundos y por eso lo dedica al culto a los dioses y ceremonias sagradas.
Cada uno de nosotros podrá saber por sí mismo qué emociones, sensaciones, imágenes…le sugiere el oír alguna pieza musical, sea de la clase que sea. Cualquier música puede sugerir algo y la misma música no a todos lo mismo.
La música cala dentro de la persona, casi nunca deja insensible, siempre nos transmite algo, a veces sensaciones agradables, otras menos, pero nunca o casi nunca nos deja sin alguna emoción.
A mí, personalmente, me gusta oír toda clase de música. Evidentemente no toda es mi preferida, pero siento la necesidad de oírlo todo, investigarlo todo, observar qué sentimientos o emociones me producen y cotejar con otros lo que les ha sugerido a ellos; porque de esta forma descubrimos un mundo fascinante donde se puede sentir desde el más relajante de los momentos, hasta las sensaciones más tensas o incluso desagradables, pasando por sensaciones divertidas o bromas musicales. La música es una forma de expresión que va directamente a nuestros sentidos y emociones y abre un amplio abanico de éstas: amor, ternura, melancolía, dulzura, patriotismo, alegría, temor, terror, miedo, intriga…etc,
Considerando estos efectos de la música en nosotros (también afecta a los animales) vemos su aplicación cuando, de una manera consciente, se quiere exaltar ciertas emociones, y así, determinadas músicas van dirigidas con mensajes que pueden, en algún momento, si la persona no se percata, ser un modo de manipulación y dirección de sus sentimientos. Creo que no hace falta más comentario sobre esto para que todos nos demos cuenta como determinadas facciones las han utilizado y las utilizan, al igual que en publicidad es un factor determinante. Y no digamos en el cine, es, quizás, lo básico, lo más necesario para poder transmitir al espectador todo eso que se muestra en la imagen.
Y en cuanto a los animales también manifiestan de algún modo, iba a decir emociones…y por que no? lo digo: manifiestan emociones de agrado o desagrado. Doy fe de ello cuando observo a mi perra, una linda collie, embelesada cuando oye, por ejemplo, un tango, le encantan, y cuando oye una música que no es de su agrado se va corriendo o ladra… A mi me ladra a veces cuando toco el piano, eso me indica que “algo” me quiere comunicar, creo que tendré que practicar más…No hay duda de que los animales son nuestros amigos y nos aman por eso son nuestros más severos críticos.
No es mi intención hacer una historia de la música, pero quisiera mostraros una visión general de las primeras manifestaciones musicales que nos van a dar una dimensión de la aventura de la música y mostraros todo lo que ya, desde la antigüedad, el hombre es capaz de hacer con su voz y los instrumentos que llega a inventar, unos para su deleite y paz interior y otros como elemento de expresión en diferentes medios.
El canto se transmite por tradición oral y se interpreta solo o con acompañamiento de instrumentos que a lo largo de la historia no han sufrido grandes modificaciones en su estructura. En las imágenes que ilustran este texto os muestro un bajo relieve donde se ve a la reina Nefertiti (Egipto) ante la diosa Hator en actitud de cantar y lleva un sistro (especie de sonajas) en la mano derecha para acompañar su canto. La otra imagen muestra un hombre, posiblemente un sacerdote, ante el dios Amón en posición de cantar acompañado de un arpa, uno de los instrumentos más usado en las antiguas civilizaciones.
De la música en sí poco se puede decir. Deducimos por el número de orificios o cuerdas de los instrumentos, que empleaban escalas musicales pentatónicas (5 sonidos) o heptatónicas (7 sonidos).
Un dato curioso es que para los sumerios la música guardaba relaciones cosmológicas, por tanto era muy importante el número para ellos (relación con otros planetas, las estaciones del año …)
Estos son, pues, en los términos que se manifiesta la música en los primeros tiempos de la historia y ha de caminar mucho la humanidad todavía para tener ya una escritura y notación musical propiamente dicha para poder interpretar y componer partituras, cosa que hasta que no se produce este avance, los hombres y mujeres interpretaban su música por improvisación y la conservaban por tradición oral. De ahí que eran tan importantes los músicos, como he indicado anteriormente.
Me parece de cierto interés mostrar los primeros instrumentos más característicos, afinados y de percusión, de los que tenemos constancia y cuyas fuentes son: documentos escritos, pinturas, relieves en piedra y hallazgos.

INSTRUMENTOS DE CUERDA:

LIRA - instrumento nacional sumerio, 4.000 a,C.

ARPA - época sumeria

LAUD - se encuentra en reproducciones babilónicas, 2.000 a.C.


INSTRUMENTOS DE VIENTO:

FLAUTA - existen desde tiempos primitivos (ya se vio anteriormente)

CHIRIMÍAS DOBLES - halladas en las tumbas de Ur I (sumerio)

TROMPETAS - período asirio (Nínive). Probablemente se usara como instrumento de señales en el ejército.


INSTRUMENTOS DE PERCUSIÓN:

Existe ya una variada serie de ellos:

SONAJAS
VARILLAS ENTRECHOCADAS
SISTROS, en forma de U
CAMPANAS DE BRONCE
PLATILLOS DE MANO
TIMBALES DE CALDERO DE METAL
TAMBOR CILINDRICO
PANDERETA
BOMBO


MARIA DOLORES VELASCO



Safe Creative #1105119190051

Registrado en el Registro de la Propiedad Intelectual de Madrid



1 comentario:

Mª del Pilar González Sánchez dijo...

que pagina tan exquisita....dulces melodias se pueden sentir al leer estos ensayos
felicitaciones y gracias por compartir

saludos
Pilar