martes, 15 de enero de 2008

CAPITULO X: "SOMOS RITMO"



video



"MAYUMANA" EN CONCIERTO



SOMOS RITMO



Es impresionante darse cuenta de que el ritmo rige nuestras vidas, somos ritmo cuando hablamos, somos ritmo cuando trabajamos, somos ritmo cuando acunamos a nuestros hijos, somos ritmo cuando amamos…

Decía en mi anterior ensayo que el ritmo era la gracia, la “sal”, lo que da movimiento a una composición musical.
Ahora digo mucho más: El ritmo esta en todo…todo es ritmo…La Naturaleza es ritmo, dia-noche, mareas, movimiento de los astros, fases lunares…El reino animal esta condicionado por diferentes ritmos biológicos: la respiración, el latir del corazón al que muy propiamente llamamos ritmo cardiaco ciclos menstruales, la digestión… El universo todo es una perfecta conjunción de ritmos que se repiten perfectamente, es como una macro-danza minuciosamente coreografiada y cuya actuación se repite dia a dia, año tras año, siglo tras siglo…y nunca se altera ni tiene el menor fallo…la manifestación una vez más de la perfección de este milagro que es la vida, nuestra vida…
Si nos observamos a nosotros mismos unos minutos nos daremos cuenta que tan sólo el hecho de caminar, que es lo más básico en los seres pertenecientes al reino animal, es un alarde de ritmo. El ritmo acompasado del caminar del ser humano o simplemente pestañear, el bello ritmo del trote de un caballo, la inigualable belleza del ritmo de un felino en carrera, los movimientos de tan marcado ritmo de una avecilla que va caminando a saltitos graciosos, el maravilloso ritmo del ave que vuela libre por el espacio moviendo sus alas bien sincronizadas, el movimiento peculiar de una serpiente que avanza arrastrándose…Y no digamos ya de los sonidos rítmicos que se pueden observar en una ciudad, en el hogar, en el trabajo, en las fábricas, en los deportes…Aprendamos a ver todo esto que nos rodea porque veremos y oiremos cosas muy interesantes.
Es impresionante darse cuenta de que el ritmo rige nuestras vidas, somos ritmo cuando hablamos, somos ritmo cuando trabajamos, somos ritmo cuando acunamos a nuestros hijos, somos ritmo cuando amamos…
Es por eso que debemos tomar conciencia de que cuando hablamos de estos términos que muchos consideran “musicales” estamos hablando de nosotros mismos. El ritmo no es algo que está ahí como si fuera un objeto o un concepto que no nos atañe y que sólo es para uso exclusivo de los músicos, no, el ritmo somos nosotros mismos, o mejor dicho, nosotros somos parte integrante del RITMO UNIVERSAL.
Observémonos otra vez más…¿Somos conscientes de que nosotros mismos, nuestro cuerpo es ya un instrumento para crear y realizar ritmos?
Cuando la composición es para un instrumento de percusión el protagonismo es total y ahí nuestro querido y bello RITMO se luce y nos muestra su personalidad en estado puro. El ritmo por el ritmo…la belleza de sus matices, la sobriedad del ritmo hecha sonoridad, colorido, movimiento, improvisación, diálogo, conversación entre dos o más elementos sonoros, un amplio abanico de posibilidades sonoras que no tiene fin…porque la imaginación y la creatividad que sugiere son infinitas.
En diversas ocasiones me he encontrado que alguna escuela donde he trabajado o dado algún curso, no está bien dotada de material musical, generalmente por escasos recursos económicos, y los responsables de esos centros se ven apenados y a veces hasta avergonzados y expresan su pesar por carecer de, al menos, instrumentos de pequeña percusión o si tienen son pocos…Siempre digo lo mismo…No importa, nosotros tenemos manos, dedos, pies, boca, y un cuerpo entero donde poder hacer ritmos con tanta variedad de masa que su sonoridad puede ser muy variada, así que no hay problemas para poder hacer música, crear música.
Recursos como materiales desechables como envases de cristal o de plástico, palitos, tuberías de PVC, cajas, vasos, botellas, chapas de bebidas así como legumbres o piedrecitas metidas en envases de medicamentos o de yogures, etc…pueden ser motivo de una magnifica diversión a la hora de construir instrumentos de pequeña percusión e ir teniendo un material escolar muy interesante con el que enriquecer tímbricamente los ritmos que pueden improvisar y crear los propios alumnos.
Muchos autores han sabido ver todo esto de tal forma que han hecho composiciones musicales a base de ritmos muy interesantes, unas veces empleando instrumentos de percusión y otras utilizando toda clase de materiales u objetos, incluyendo la percusión corporal y la voz. La creatividad en este campo es inacabable sencillamente porque, como antes dije, el ritmo está en todo y todo vale, todo sirve, solo se trata de saber darle una orientación que de como resultado una interesante composición.
También quiero hacer notar algunos efectos muy interesantes de la expresividad y carácter del ritmo. Solamente ya, así, al escuchar un ritmo, podemos hacernos una idea de su mensaje.
El ritmo es una manifestación del sonido que existe desde siempre, (recordareis cuando hablaba del hombre y sus primeras observaciones del sonido) y como tal ha sido empleado desde que el mundo es mundo por toda clase de pueblos y de etnias, dándoles una identidad propia, de tal forma que cuando oímos determinados ritmos enseguida podemos reconocer su origen y enseguida nuestro cerebro muestra imágenes de donde los podemos ubicar.
Hay características muy marcadas dadas por los ritmos propiamente dichos y también por el timbre de los instrumentos que utilizan, que eso ya es una buena pista para saber su precedencia.
Si oímos un ritmo donde prevalezcan sonidos secos de instrumentos u objetos de madera y membranas, es posible que estemos oyendo algún ritmo africano y si lo que oímos son ritmos cristalinos, metálicos y suaves, seguramente sean ritmos orientales. Los instrumentos de viento junto con otros más de cuerda pulsada nos trasporta a América. Esto es altamente educativo ya que obliga a hacer una discriminación auditiva y se adquiere una cultura musical importante al saber por medio de los ritmos y su timbre donde se ubican, conociendo a su vez sus preferencias musicales.
Es interesante ver como el cambio de ritmo en una composición musical modifica también su carácter. Tenemos una melodía determinada, le cambiamos el ritmo y es probable que nos cueste reconocerla o al menos notemos que su carácter cambia. Esto se suele emplear para darle más expresividad a lo que la música en ese momento nos quiere transmitir.
Un ejemplo de esto podemos experimentarlo oyendo el 2º movimiento de la 1ª Sinfonía de Mahler “Titán”. En este 2º movimiento se describe la temática de un famoso cuadro “la muerte del cazador” perteneciente a su vez a un cuento infantil. En ese cuadro se ve un cortejo fúnebre donde al féretro del cazador lo acompañan los animales del bosque hasta su última morada.
Mhaler elige como tema principal la popular canción infantil francesa “Frère Jacques”, pero cambiado su ritmo imitando una marcha fúnebre, así como también su “color” porque la canción original está en modo mayor y aquí la pone en modo menor para dar esa sensación de duelo, de dolor…
Tenemos pues la utilización de una sencilla canción infantil convertida en una triste y magnífica marcha fúnebre sólo porque se ha cambiado su ritmo, como elemento principal, para dar esa sensación de cortejo fúnebre. (este 2º movimiento tiene muchas más cosas muy interesantes que ahora no es el momento , pero que en otro lo quisiera comentar)
Aquí os dejo este video de Mayumana, fantástico grupo de percusión, de gran creatividad y gran valor rítmico donde los instrumentos que manejan son procedentes de materiales desechables. Podéis observar como la batería está compuesta de una lata posiblemente de aceite, se observa una llanta de rueda, unos tubos de construcción. Los percusionistas utilizan bidones metálicos y contenedores de basura…Todo un despliegue de creatividad, buen hacer y una bellísima sonoridad rítmica en estado puro, además de una coordinación coreográfica excelente.



Seamos pues felices con estas PEQUEÑAS-GRANDES cosas.



MARIA DOLORES VELASCO VIDAL
Copyright © Maria Dolores Velasco Vidal.

Safe Creative #1105119190143





1 comentario:

Anónimo dijo...

Excelente ensayo querida amiga acerca del ritmo y su trascendencia en la vida. Por eso, siempre que sigo el ritmo de los latidos de mi corazón las cosas me van bien.
Tu amigo de siempre
Miguel Ángel
http://miguelbranez.spaces.live.com