domingo, 10 de febrero de 2008

CAPITULO XII: "REY SABIO, SABIO REY"







Ilustraciones de los Códices de las Cantigas de Santa María










"REY SABIO, SABIO REY"



Pasó a la historia como el "Rey Sabio" pero realmente fué un "Hombre Sabio" que era rey.



Seguimos nuestra andadura por los caminos de los tiempos buscando algo relevante que sea digno de conocer y mostrar.
El cansancio asoma y nos acomodamos en un campo no muy lejos del camino, donde hay buena sombra y parece un lugar tranquilo. El rumor de las hojas que se mueven con el viento, pausado y agradable, que acaricia el rostro dando esa sensación de bienestar, hizo un efecto relajante hasta tal punto que nos quedamos dormidos durante un buen rato. Nuestra mente se activa y nos muestra escenas verdaderamente interesantes.
…Estamos en España, es la primavera del año 1252, pleno siglo XIII. Nuestro sueño nos ha transportado a Sevilla, ciudad del sur de España, a orillas del río Guadalquivir, (guad el quebir) palabra de origen árabe que significa “río grande”.
Reina en este momento un rey conocido mundialmente. Aunque hizo grandes hazañas, que fueron muchas e importantes, su nombre quedó en la memoria de la humanidad por haber sido canonizado santo, Fernando III rey de Castilla y León:
San Fernando.
Ahí estamos nosotros presenciando el momento más trascendente en la vida de un hombre: su muerte.
Si, el rey Fernando se muere y se despoja de todos sus atributos reales, sus ricas vestimentas y todo signo mundano para recibir a la Muerte, esa gran señora que siempre tiene una cita pendiente con nosotros. Cuando nacemos venimos desnudos al mundo y cuando nos vamos también debemos despojarnos de todo eso que ya no vamos a necesitar, que ya no tiene ningún sentido porque a la cita con la Muerte se tiene que ir solo, sin más atributos que nosotros mismos y nuestros hechos.


Ese era el pensar de este rey, de este hombre. Muere en paz el 30 de mayo de 1252. Su cuerpo, de forma natural incorrupto, yace en la Capilla de la Virgen de los Reyes en la Catedral de Sevilla.
Digna muerte de una hombre digno. Ahí está su hijo el Infante Alfonso, el heredero, que ha visto y vivido las virtudes de su padre y casi puedo asegurar que eso le ha influido para su proceder en su reinado.
El infante Alfonso reina con el nombre de ALFONSO X, rey de Castilla y León, desde 1252 hasta 1284, fecha de su muerte, y es conocido por el sobrenombre de “EL SABIO”.
Pasados ya los lutos nos acercamos a contemplar qué hace este rey y por qué nos detenemos a observarle, ¿qué tiene de relevante su vida y su reinado?. La condición de ser rey es importante ya que el que tiene poder si, además, tiene inteligencia y buenos deseos, puede hacer muchas cosas valiosas y positivas, y así parece que este rey hizo. Entremos pues en su vida, en su entorno y veamos que hace, en que ocupa sus días.
La vida de un rey en estos tiempos no es tan fácil como a veces nos imaginamos. Le vemos despachando con sus colaboradores, dando el visto bueno a todos los asuntos relacionados con la justicia, o con alguna de las muchas tareas que personalmente se ocupa como son los temas relacionados con las lenguas que se hablan en estos tiempos. No olvidemos que conviven árabes, judios y cristianos y, además, España no es todavía una unidad, un país, hay diversos reinos cristianos y también árabes, de tal forma que coexisten diversas lenguas. Además en los reinos cristianos se habla la lengua romance, lengua vulgar, sin fijar todavía y en los escritos oficiales se usa el latín. Es Don Alfonso quien se ocupará de dar protagonismo a la lengua romance dando así el primer paso para ir dejando el latín y fijar como idioma oficial el castellano, que no es otra cosa que la lengua romance ya mejorada y fijada en su ortografía porque hasta ahora solo era una lengua vulgar hablada, no escrita.
Pero con todas estas tareas tan importantes, unidas a las campañas guerreras de la Reconquista, nuestro rey es, además de hombre de letras, poeta y músico y por lo tanto también dedica su tiempo a estas actividades. Le vemos en ratos de descanso ocupado en la elaboración de obras literarias dedicadas a múltiples y variados temas: jurídicos, literarios, poéticos, musicales, de entretenimiento.... Es un erudito, un sabio, como bien lo apodaron sus contemporáneos.
Algunas de sus obras más destacadas son “Tablas Astronómicas Alfonsíes”, “Estoria de España”, “Grande e General Estoria” escritas en lengua romance,
“Libro de Axedrez, Dados e Tablas” y “las Cantigas”
A los dos años de su reinado, en 1254, crea la cátedra de música en la Universidad de Salamanca. Este hecho me parece muy relevante, ¡¡nada menos que una cátedra de música en una de la universidades mas importantes del mundo medieval!!. Realmente es digno de tener en cuenta el hecho de dar tanta categoría al aspecto musical.
Anochece…Asistimos a una velada en palacio. Se sirve la cena mientras los músicos amenizan con sus composiciones; los trovadores muestran sus canciones cuyos temas suelen ser historias de amor, o de guerra, o los sucesos más relevantes del momento, podría decirse que son las crónicas de sociedad, el equivalente a lo que ahora vemos en la TV, leemos en un periódico o escuchamos en la radio. Al terminar la cena es el propio Don Alfonso quien ahora muestra ante sus invitados sus composiciones poéticas que también ha musicalizado y ahí lo veo yo, él mismo, disfrutando de poder deleitar a sus contertulios. Observo como los asistentes se muestran asombrados por los temas que el rey ha empleado a estas composiciones, temas no habituales. No son composiciones sobre el amor, ni las guerras, ni de sucedidos del momento, son unas composiciones que él ha dedicado a los milagros que se han producido por la intercesión de la Virgen María. También tiene algunas canciones que están dedicadas en loor a la Virgen, sus virtudes y sucesos importantes de la vida de Nuestra Señora.
Ni que decir tiene lo que mi fiel compañero, el sonido, ha disfrutado participando de tan bello evento. Bellas voces, bellos instrumentos, bellas narraciones…un variado mundo sonoro lleno de múltiples matices, color, ritmo, a veces alegres y festivas, otras nostálgicas, íntimas, dulces relatos en una dulce lengua... Le observo y siento una gran emoción de verle feliz, de poder mostrarse sin límites.
Estas composiciones se agruparon con el nombre de CANTIGAS DE SANTA MARIA y forman una colección de 427 poemas.
Nos detenemos en las CANTIGAS DE SANTA MARIA para ver con más detalle esta obra poético-musical.
Aunque hay dudas de la total autoría de las cantigas por parte de Alfonso X, lo que sí es cierto es que el rey Alfonso compuso gran parte de ellas, tanto los poemas como la música; se cree que hizo unas 100 cantigas y el resto son de sus colaboradores, músicos y poetas de su corte, pero siempre revisadas por él mismo.
Están escritas en gallego-portugués, y se le atribuyen muchas de ellas al poeta y trovador gallego Airas Nunes, pero lo que no hay duda es de la participación directa del rey Alfonso. Aunque el rey apoyaba el uso de la lengua romance, estos poemas los escribió en la lengua gallega porque parece ser que era la que se usaba para obras poéticas o cultas. No sé si es una frase auténtica o es leyenda pero dicen que el rey Don Alfonso aclaraba que las Cantigas las había escrito en lengua gallega porque esa lengua era la apropiada para hablar con la Virgen, por su dulzura y bella cadencia.

Las Cantigas de Santa María, por su temática, se clasifican en:



- Cantigas en las que se relatan los milagros concedidos por la mediación de Nuestra Señora la Virgen María.
- Cantigas en las que más que relatar los milagros se reflexiona sobre ellos. El contenido de sus poemas es más profundo, digamos que son relatos más místicos.
Se conservan cuatro códices originales de la corte de Alfonso X:



El Códice Toledano, procedente de la Catedral de Toledo y que hoy día está en la Biblioteca Nacional de Madrid. Consta de 128 obras con notación musical.



En la Biblioteca de El Escorial se conserva el segundo códice que contiene 417 cantigas ilustradas con miniaturas y también tiene notación musical.



Otro códice que contiene 193 cantigas con notación musical y gran número de miniaturas, se conserva también en El Escorial.


Y por último, el códice de Florencia que se conserva en la biblioteca Nacional de esta cuidad. Contiene 104 cantigas.



Estos códices son de gran belleza por su cuidada elaboración. Los textos van acompañados de notación musical así como profusión de bellas miniaturas en las que se describen gráficamente los relatos. Es de gran valor el hecho de que a través de esos dibujos podemos saber que instrumentos usaban para el acompañamiento de las Cantigas, las vestimentas de la época, el mobiliario, etc… un valiosísimo testimonio de la época.
Os muestro aquí la cantiga nº 198 “MUITAS VEZES VOLV’ O DEMO”. Es una cantiga que relata la intervención de la Virgen María para poner paz entre unos hombres que por la tentación del demonio se querían matar delante de la iglesia de Terena.
Como obra literaria está escrita en forma villancico: alternan un estribillo con diversas estrofas que van relatando los hechos.
Como obra musical observamos entre lo más relevante:
- Compás ternario, con su carácter saltarín, festivo…
- Hay una introducción musical que sirve de presentación de la melodía y se podría decir que sirve a la vez para ir presentando los instrumentos que van a intervenir. Comienza con un bellísimo solo de viento al que se va añadiendo la cuerda y luego entra la percusión.
- Los estribillos están interpretados por voces mixtas con acompañamiento instrumental.
- las estrofas están interpretadas por un solo de voz femenina acompañada también instrumentalmente.



…Ya termina el día, ya se retira Don Alfonso a su descanso; los cortesanos se van yendo a sus aposentos y se quedan los salones vacíos de gente, pero llenos de hermosos ecos de todo lo que ha acontecido en ellos.
Nosotros también nos vamos a nuestro campo donde hemos repuesto las fuerzas. Después de un reconfortante refrigerio y con una sensación agradable e inolvidable de lo vivido, seguimos nuestro incesante caminar por los tiempos.

Maria Dolores Velasco Vidal
Copyright © Maria Dolores Velasco Vidal



CANTIGA Nº 198: “MUITAS VEZES VOL’ O DEMO”


Esta ‘e de cómo Santa María fez fazer paz e que sse
perdoassen us omees que sse querian matar us con
outros ant’ a sa eigreja en Terena.


***

Muitas vezes volv’ o demo as gentes por seus pecados,
Que non quer Santa Maria, pois lle son acomendados.


Dest’ avo en Terena un miragre mui fremoso
Que mostrou Santa Maria, e d’ oyr mui saboroso;
E poi-lo oyren, creo que por mui maravilloso
O terrán, e que metudo dev’ a seer ontr’ os preçados.


Muitas vezes volv’ o demo as gentes por seus pecados…

Naquel logar s’ ajuntaron d’ omees mui gran compaña
Que luitavan e faczian gran festa, for d’ Espanna;
Mais o demo. De mal cho, meteu ontr’ eles tal sanna,
Que por sse mataren todos foron mui corrend’ armados,

Muitas vezes volv’ o demo as gentes por seus pecados…

E a lidar començaron, ferindo-ss’ a desmesura,
(e) durou o mais da noite aquesta malaventura,
Cuidando que sse matavan; mais a nobre Virgen pura
Non quis, cujos romeus eran, que mortos nen sol chagados

Muitas vezes volv’ o demo as gentes por seus pecados…

Fossen da lid’ a ssa casa, mais en meogo dun chao,
U lidaron ben des quando começara o serao
E u sse matar cuidavan, ben asse de cabo sao
Fez que fossen us d’outros muit’ amigos e pagados.

Muitas vezes volv’ o demo as gentes por seus pecados…

E u andavan buscando os mortos que soterrasen
E os outros mal chagados, de que ben pensar mandas[s]en,
Non quiso Santa Maria, que neu tal achassen;
Mas perpontos e escudos acharon muitos colpados.

Muitas vezes volv’ o demo as gentes por seus pecados…

Ca non foi neu deles que non tevesse ferida,
Mas sol non tangeu en carne, ca ela nunca obrida
De valer aos que ama nen a os que son cuitados.

Muitas vezes volv’ o demo as gentes por seus pecados…

Porend’ aqueste miregre por mui grande o teveron
Todos quantos lo oyeron, e porende graças deron
Grandes a Santa Maria; e pois ssa festa fezeron,
Deron y de seus deiros e deles de seus gaados.

Muitas vezes volv’ o demo as gentes por seus pecados…





Safe Creative #1105119190068










viernes, 1 de febrero de 2008

CAPITULO XI: UN DÍA EN PARÍS

Gárgolas de la Catedral de Nôtre Dame de París


...Estamos en el año 1190, plena Edad Media. Es de madrugada y estamos llegando a las puertas de parís...




UN DIA EN PARIS




Caminando por los tiempos con mi fiel compañero el sonido hemos hecho un alto en el camino para asomarnos a observar esa sociedad de Hombres y Mujeres que un día despedimos pero con la promesa de nunca abandonarlos, de seguir sus pasos en sus quehaceres creativos a los que laboriosamente se entregan y regocijarnos con ellos de todo lo que su capacidad creadora nos va proporcionando.
Estamos en el año 1190, plena Edad Media.
Es de madrugada y estamos llegando a las puertas de París, ciudad fortificada. El día comienza a clarear, las calles, angostas y malolientes, apenas están transitadas. La gente se despierta y empiezan sus tareas domésticas. Se oye el bullir de sus hogares, los llantos, las risas de los niños, el movimiento lógico del despertar de una ciudad. Aguas que lanzan a las calles después del somero aseo de sus cuerpos, pero todo eso nos va dando esa imagen de una ciudad con vida, con gente que trabaja y se esfuerza, gente sencilla que labora de sol a sol y que hace que una ciudad tenga su personalidad.
París tiene unos 100.000 habitantes, es por tanto una gran urbe. Es la ciudad más importante y residencia oficial de los reyes de Francia. Reina en este momento Felipe Augusto II (reinado 1180-1223), rey que autoriza la creación de la Universidad de París y que en este año de 1190 está tomando parte de la Tercera Cruzada al lado de Ricardo Corazón de León, rey de Inglaterra. En España reina Alfonso IX de León, cuyo hijo será Fernando III de Castilla y de León más conocido en todo el mundo como Fernando III el Santo.
Seguimos transitando por sus calles de olor ácido y no muy agradable por las que pululan algunos roedores sospechosos que sus ciudadanos se cuidan mucho de ellos por el peligro de las enfermedades que pueden transmitir, una de ellas muy temida y que llega a diezmar una ciudad o toda una región: la peste…Pero todo esto no merma el encanto de esta ciudad, solo son cosas de la época y sus carencias higiénicas. Por lo demás París es esa gran ciudad con muchas cosas interesantes y centro de una gran cultura, floreciente en las artes y en el saber.
Caminamos sin conocer muy bien por donde se puede llegar a nuestro objetivo que no es otro que la Catedral, aun en construcción, pero que ya es un centro de cultura muy importante donde mi fiel compañero está deseoso de formar parte en las tareas musicales que los eclesiásticos trabajan con esmero y dedicación.
Después de caminar largo rato, ya levantado el día, con un sol que brilla, luminoso, radiante, divisamos allá a lo lejos una bella obra maestra, todavía incompleta, tan diferente a otras catedrales, con ese estilo nuevo, fascinante, mágico. Por fin llegamos….ahí está!...Nôtre-Dame, LA CATEDRAL, bella arquitectura gótica, majestuosa, rodeada por el Sena.
Nos detenemos unos momentos a contemplar ese paisaje que desde donde estamos situados se ve como una enorme mole de bella piedra tallada como si de un encaje se tratara, brillando con el sol que luce orgulloso el lo más alto del cielo, y casi una lágrima de felicidad se nos escapa de los ojos…yo, contemplando esa belleza, obra del hombre, y mi fiel compañero porque está ansioso de formar parte de esos bellos sonidos que según dicen las gentes alguien había sabido magistralmente combinar.
Habíamos tenido conocimiento de que algunos estudiosos de la música trabajaban en la mejora de los cantos litúrgicos, investigando nuevas formas, nuevos sonidos, nuevas combinaciones de sonidos , mezclándolos, como si cada uno de los ellos fuera una pieza de un puzzle que hay que saber encajar en su sitio para que resulte agradable al oído. Labor toda ella de gran precisión y mucha dedicación. Grandes artesanos del arte musical son estos hombres.
Unos años atrás ya se destacó un tal Leonin (1135-1201, fechas no exactas) posiblemente eclesiástico y autor del “Magnus Liber Organi”. Poco se sabe de él solamente que ejerce de Maestro de Capilla en la Catedral de Nôtre Dame de París, pero sí se sabe de sus trabajos con los sonidos que, al ser tan notables, su nombre quedó en la memoria de las gentes, cosa que normalmente no es habitual ya que los monjes, y eclesiásticos creaban sus cantos litúrgicos y quedaban en el anonimato, sin darles mayor importancia, aunque la tuviera… En cambio de este autor innovador quedó su nombre para la posteridad, y así nace lo que se ha dado en llamar “música de autor”, saliendo del anonimato acostumbrado.
Es pues Leonin un personaje reconocido por sus innovadores trabajos en el canto para la liturgia.
Entramos en la catedral y como es el mediodía, asistimos a las oraciones propias que la liturgia obliga en este momento, cantos solemnes, magníficas voces las de esos cantores que dedican su vida a labor tan bella. Es acostumbrado orar a determinadas horas del día, que los ciudadanos aprovechan para orientarse en la hora en que están, porque todavía no es habitual el uso de lo que nosotros llamamos reloj. Las gentes se orientan por las llamadas a la oración de las Iglesias, monasterios, conventos…
Mi compañero goza participando en esos cantos, de voces masculinas, claras, bien aunadas y podemos admirar esas innovaciones que el maestro Leonin ha elaborado. Todo un éxito, tanto para los más cultos como para los más sencillos. Cuando terminan sus oraciones tenemos la oportunidad de acercarnos al maestro y felicitarle por su buen hacer y su bello trabajo. Todo un honor conocer a tan principal personaje.
Anda por ahí cerca su discípulo o compañero, que muy bien no se sabe si es tal discípulo, lo que si es cierto es que ese joven músico llamado Perotin, sigue investigando la labor iniciada por Leonin y va a más…
.La labor de Leonin es ir perfeccionando el canto litúrgico que hasta ahora principalmente había sido un canto homófono (todos cantan a una sola voz) añadiendo una voz, (polifónico, más de una voz) generalmente por encima del canto principal y que a modo de un continuo que se mueve buscando sonidos que suenen bien, que armonicen y manteniéndolos largo rato.
Ahora, el trabajo de Perotin es ir trabajando en base a esta idea hasta desarrollarla. Su objetivo es poder aunar hasta cuatro voces!!!, ambicioso trabajo es este, pero todavía faltan algunos años de trabajo, no es hasta el año 1200 cuando este maestro llega a la elaboración del canto con 4 voces. Entonces ahí sí se puede decir que es claramente un canto POLIFÓNICO.
La obra que acompaña a este trabajo es “VIDERUNT OMNES” de Leonin, es la obra más famosa de este autor. También es famoso este mismo pasaje de la liturgia musicalizado por el maestro Perotin, ya a 4 voces, pero he elegido al maestro más antiguo precisamente por ser más primitiva su composición.
Observando los orígenes de las cosas, las venideras serán más comprensibles ya que las bases definen claramente las posteriores composiciones. Conociendo lo más sencillo se entenderá mejor lo más complicado.
Analicemos un poco la obra, observemos cómo trabaja, cómo construye su música el maestro Leonin y así poder tener una visión global de su composición.
La audición de esta obra puede proporcionar múltiples sensaciones y emociones, puede ser agradable, relajante o no, indiferente…, pero esa no es la cuestión que nos trae, la cuestión es OIR, OBSERVAR, ENTENDER, VALORAR y sobre todo CONOCER la labor de estos autores innovadores que son la base para que posteriores músicos construyan sobre estos conocimientos obras que alcanzarán una gran relevancia.
Para la mejor audición de la obra es muy importante, ante todo, oírla con calma, sin prisas, imaginando que estamos en la catedral, “viendo” y “viviendo” la escena: el coro, los cantores, al propio Leonin como los dirige…Esto os dará una mejor dimensión de esta música y sobre todo os recomiendo que la oigáis varias veces cuando os sea posible para captar mejor la estructura que ha empleado el autor.




TEXTO:




“Viderunt omnes fines terrae salutare Dei nostri: iubilate Deo onmis terra”
“Notum fecit Dominus salutare suum: ante conspectum gentium revelavit iustitiam suam”
“Todos los confines de la tierra verán la salvación de nuestro Dios: que toda la tierra alabe al Señor”
“El Señor ha anunciado su salvación: en presencia de todos los pueblos ha revalado su justicia”

ANALISIS:




VI-DE-RUNT OM-NES
: Sobre esta frase va construyendo una voz, por encima del canto principal, a modo de continuo, que cambia a cada silaba. Utiliza las distancias de 3 y 4 sonidos (3ª, 4ª) En algunos momentos se producen disonancias que da una característica especial, muy arcaica, concretamente al comienzo en la silaba “VI”. Es de hacer notar en las silabas OM - NES, que la segunda voz tiene más movimiento, casi a modo de contrapunto con la voz principal, y terminan en la silaba NES al unísono. Se oyen, pues, dos voces nada más, ya que la voz principal es un solo, es decir que canta una sola persona. Siempre son voces masculinas.




FINES TERRAE SALUTARE DEI NOSTRI: IUBILATE ONMIS TERRA: es canto Gregoriano, coro a una sola voz de voces masculinas.




NO-TUM FE-CIT DO-MI-NUS SA-LU-TA-RE SUUM: AN-TE CONS-PEC-TUM GEN-TIUM RE-VE-LA-VIT: dos voces, los cambios de sonido coinciden con las silabas, manteniendo el mismo sonido durante el tiempo que dura los floreos o melismas del cantor principal. Se hace notar la silaba DO (de dominus) porque la voz que acompaña tiene más movimiento.




IUSTITIAN SUAM: Canto Gregoriano.




Vuelven a repetir el salmo inicial de VIDERUNT ONMES, con la misma estructura de antes.




Pues bien, hemos estado un dia con estos personajes, hemos visto su entorno, su hábitat, los hemos conocido personalmente, trabajado con ellos, disfrutando de su música, es como un sueño que quisiéramos hacer realidad muchos de nosotros, tener ese privilegio de haber podido presenciar esos grandes acontecimientos en su momento, en su época…pero por qué no hacerlo? Para eso tenemos la capacidad de poder soñar, imaginar, “ver con el alma”…

Poco se sabe de la vida de estos hombres, pero donde quiera que estén nos estarán observando y puedo asegurar que un destello de energía a modo de sonrisa se desprenderá de sus almas. Nos verán con los ojos que nunca más ya se cerrarán y casi me atrevo a asegurar que se sentirán felices de que una humilde maestra de música del sigo XXI y unas personas que gustan de leerla, piensen en ellos, oigan sus composiciones, los admiren y valoren, y hagan sus conjeturas sobre su anónima vida que tanto les hubiera gustado poder conocer.





"VIDERUNT OMNES" - Leonin




MARIA DOLORES VELASCO
Copyright © Maria Dolores Velasco Vidal.








Safe Creative #1105119190136